NTIC y Seguridad Humana (IX / final)

Posted on | sábado, 19 de febrero de 2011 | No Comments

SEIS RUTAS PARA COMENZAR

Con especial dedicatoria para Marco Corona, muy querido amigo que reencuentro luego de tres décadas gracias a las redes sociales... Un verdadero maestro de la guitarra de quien aprendí a escuchar y trascender a través de la música.


A la vista de todas las formas y estrategias que nos provee la Internet para la socialización del conocimiento, vale la pena resaltar lo que es evidente: desde una perspectiva socializadora, las nuevas tecnologías son también fuerzas impulsoras del “capital social” y la seguridad humana. Ese capital es uno de los elementos centrales en cualquier proceso de desarrollo comunitario.

Y es que en el ámbito de la convergencia telemática y digital, las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC) han incrementado exponencialmente nuestra capacidad para mantener las redes sociales, tanto en los entornos inmediatos como en los ámbitos lejanos. Buena muestra de ello son las redes científicas y académicas, así como las de la sociedad civil, que han llevado a la Web sus acciones y formas de organización. Las primeras incluso, no hay que olvidarlo, son las creadoras de la Internet.

El boom de las redes sociales que se ha registrado en el último lustro de ningún modo nos muestra formas de organización del todo novedosas. El gran aporte que conllevan en las nuevas formas de presentarse estriba más bien en sus capacidades de potenciamiento, es decir, sus posibilidades de distribución más eficiente y extensiva en el espacio y el tiempo. Las redes siempre han estado ahí, pero ahora tienen a su disposición instrumentos informáticos (en forma de máquinas y en forma de códigos) que les permiten echar mano de metodologías y estrategias, esas sí novedosas, para replicar su organización y funcionamiento “reales” en el ámbito de la “virtualidad”. Además de que las ponen a la vista y disposición de un gigantesco espectro de usuarios.

El concepto mismo de “red” ha formado desde siempre parte de la capacidad humana para organizarse a la manera en que lo hace el cerebro para la gestión de los sentidos y la generación del pensamiento, la imaginación y los recuerdos. Para el efecto, su principal instrumento lo constituyen las redes neuronales, cuya estructura de algún modo se halla presente en todo el universo. Éstas fueron y siguen siendo el primer modelo para los desarrollos científicos que dan base técnica y conceptual a lo que hoy conocemos como “redes sociales de Internet”, son la base del modelo mismo de la Red de Redes y un fundamento importante para el desarrollo de la Web ideal, la Web Semántica.

Como consecuencia de lo anterior, en el ámbito del desarrollo tecnológico el modelo de “red” también ha tenido una presencia milenaria. Ya hace algunos años el antropólogo francés Armand Mattelart hacía el recuento de las redes más importantes a lo largo de la historia de la cultura y mostraba cómo su expansión por el mundo habría determinado en la misma medida la influencia y poder de los imperios en cada momento de la historia.

La mayoría de esas redes las seguimos usando hoy día:

  • Redes de caminos (ahí están las extensas carreteras del imperio romano, principal infraestructura de la actual red de carreteras en Europa).
  • Redes de navegación (que nos dejaron marcadas las rutas para las comunicaciones marítimas).
  • Redes ferroviarias (que impulsaron el desarrollo industrial en el siglo XIX).
  • Redes telegráficas y telefónicas (que sentaron las bases de la infraestructura para las actuales telecomunicaciones, sin las cuales ni la Internet ni la telemática serían posibles).
  • Redes satelitales (que impulsaron con fuerza la configuración de la actual sociedad de la información, a partir de la mundialización de las comunicaciones en el siglo XX).
  • Redes académicas (que con el apoyo de todas las anteriores, en distintas épocas según cada caso, durante siglos han desarrollado un gran tejido mundial de distribución del conocimiento).
  • Y muchas otras (como las redes de aviación o las redes de cómputo) que sería largo enumerar, pero que Mattelart nos permite conocer y comprender en su Historia de la Sociedad de la Información.

Ciertamente, la Red de Redes no es la excepción en esa historia de las expansiones imperiales. Y algo que Mattelart demuestra y no debemos olvidar: la Internet es el instrumento más poderoso para posibilitar la auténtica sociedad del control social, a través del control de la información. DNI, Cédula Única, controles sobre las conexiones y los servidores, cierre del código... no son sino balbuceantes muestras de lo que nos depara el destino en la Aldea Global interconectada...

Pese a todo, en nuestras manos está amortiguar el golpe o reorientar en la mayor medida de lo posible el uso de la tecnología en nuestros países, que poco a poco, en el contexto de todo este teatro tecnológico y de globalización mercantil van perdiendo su carácter de "estados nacionales". ¿Cómo lograrlo? Hemos de insistir en la úncia solución posible: alfabetizándonos informacionalmente y conduciendo la construcción de redes y uso de Internet hacia la socialización del conocimiento.

Volviendo al contexto del concepto de Red, debemos subrayar que paralelamente a la aplicación del modelo neuronal y el desarrollo de las redes tecnológicas, en la teorización sobre el concepto de "red" también ha desempeñado un papel importante la Teoría de los Seis Grados de Separación. Una teoría hoy exaltada por los apologistas de la Sociedad Red y cuyos principios se fundan en el planteamiento que Frigyes Karinthy hiciera en una de sus obras en 1930.

El mundo es un pañuelo —decía el escritor húngaro— y “cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona en el planeta a través de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios, conectando a ambas personas con sólo seis enlaces”. La idea es que “el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena, y sólo un pequeño número de enlaces son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera”. (Seis grados de separación, artículo de la Wikipedia.)

Independientemente de la credibilidad que podamos darle al supuesto de Karinthy, es un hecho que en el orden de los fenómenos sociales las redes existen primero que nada en el mundo real, del cual parten todos los procesos de la “virtualidad”. Por su organización y tendencias en la Internet, las mejores redes sociales (en términos de uso inteligente, solidario y de colaboración) debieran ser la evidencia que nos obliguen a refutar el máximo meme darwiniano, aquella “verdad científica” de que las especies han sobrevivido gracias a las capacidades cuasi depredatorias del más fuerte sobre el más débil.

Por el contrario, así como contradice la visión darwiniana, el encauzamiento cada vez más fuerte de estas redes hacia la socialización del conocimiento también debería  fortalecer nuestra aceptación de la Teoría del Apoyo Mutuo, enunciada por Pedro Kropotkin a finales del siglo XIX y cuya validez irrefutable acaban demostrando las comunidades libres de Internet, en su configuración y hacer a través —precisamente— de las redes sociales.

Decía el gran anarquista ruso que el apoyo mutuo y la cooperación entre los individuos de las especies habían sido determinantes en el proceso evolutivo, no la sobrevivencia del más fuerte. La suya era una contundente y bien fundada respuesta al “darwinismo social”, que tan útil ha sido a los partidarios del pensamiento único. La basaba en rigurosos estudios científicos sostenidos sobre pruebas de la cooperación en comunidades de animales no humanos, así como en el análisis detallado de sociedades “salvajes”, el estudio de las ciudades autónomas medievales y en las mejores expresiones de la solidaridad en la Modernidad. En el menor de los casos, subraya Kropotkin, la cooperación y la ayuda mutua son tan importantes como la competencia.

De la ayuda mutua precisó el científico ruso:

“Se ha creado sobre la conciencia —aunque sea instintiva— de la solidaridad humana y de la dependencia recíproca de los hombres. Se ha creado sobre el reconocimiento inconsciente o semiconsciente de la fuerza que la práctica común de dependencia estrecha de la felicidad de cada individuo de la felicidad de todos, y sobre los sentimientos de justicia o de equidad, que obligan al individuo a considerar los derechos de cada uno de los otros como iguales a sus propios derechos”.

En conclusión, las redes sociales de Internet que han sido modeladas con una fuerte tendencia a la cooperación y la solidaridad por el bien común vienen a recordarnos el mejor camino del desarrollo social y comunitario. Dándoles el valor que merecen y usándolas en este sentido, hasta podríamos afirmar ante el filósofo Thomas Hobbes que hay refugios de la geografía humana donde ha dejado de tener validez absoluta una de sus frases más sabias: “Homo homini lupus est… El hombre es el lobo del hombre”.

Y para que no nos quedemos con las ganas de comprobarlo, ofrecemos aquí varias direcciones que nos pueden insertar en algunas de las redes más importantes de socialización del conocimiento. Sus presentaciones las extraemos directamente de sus documentos institucionales, pero valgan como un balbuceante intento de abrir una puerta a la reflexión, la búsqueda y la experimentación… En suma, como una concisa guía de entrada a seis rutas de socialización de los saberes, afluentes todas de una gran senda del libre tránsito hacia la sociedad del conocimiento en la “autopista de la información”.



Educación para la libertad, recursos para el educador
Educalibre es una apuesta de la comunidad educativa en torno al uso del Software Libre para catalizar la difusión y producción libre de conocimiento. Igualmente, un esfuerzo valioso para elevar de forma continua el logro educativo y generar igualdad de condiciones en el acceso a aprendizaje de calidad.

Educalibre nace de forma espontánea en el V Encuentro Linux, celebrado en la Universidad Técnica Federico Santa María el 22 octubre 2004. EducaLibre es posible por el apoyo del CSoL, Centro de Software Libre, de Argentina.

Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (Internet y TIC por el desarrollo y la justicia social)
La Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) es una red internacional de organizaciones cívicas que empoderan y asisten a grupos y particulares que trabajan por la paz, los derechos humanos, el desarrollo y la protección del medio ambiente, a través del uso estratégico de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), incluida Internet.

Los miembros de APC han sido en general los primeros proveedores de Internet en sus países. Hoy continúan siendo pioneros en el uso estratégico de las TIC para la sociedad civil, en especial en países en vías de desarrollo. APC es un facilitador internacional del compromiso de la sociedad civil con las TIC y cuestiones relacionadas, en práctica.




Un proyecto para abatir la brecha digital en Europa
Elearning Europa es un portal creado por la Comisión Europea para favorecer el uso de tecnologías multimedia y de Internet al servicio de la educación y la formación. El portal ofrece información, servicios y recursos específicos para cuatro áreas de interés básicas: los centros escolares, la educación superior, el mundo laboral y el aprendizaje permanente.

He aquí una plataforma abierta donde los actores y comunidades implicados pueden informarse, compartir experiencias, divulgar sus proyectos y debatir ideas, teorías y aplicaciones en Software libre.



Desarrollo para la ofimática social
Open Office.  Sitio oficial en español de la suite ofimática OpenOffice.org, paquetería de software de código abierto (muy similar al Office de Microsoft) con procesador de textos, hoja de cálculo, dibujante, programa de presentaciones y otras utilerías de distribución libre. Uno de los desarrollos más importantes para la promoción de la alfabetización informática y el abatimiento de la brecha digital dirigido a usuarios de escasos recursos. Es auspiciado por la empresa Sun Microsystems pero sostenida por miles de programadores, colaboradores y usuarios en todo el mundo.



Participación ciudadana a través de Internet

Observatorio Social. Asumiendo la misión de “articular el pensar y el actuar en la problemática social buscando formas innovadoras para dinamizar los recursos que promueven la equidad y la inserción social”, el Observatorio Social es una red social formada por personas con “un largo compromiso personal y profesional con los temas sociales”, que han revisado las formas de mirar, de interpretar y comprender la problemática social a partir de la interacción entre la investigación formal y el conocimiento que generan los actores sociales a partir de su propia búsqueda de bienestar.

Para los integrantes del Observatorio Social, es de central importancia incluir como elemento principal y distintivo la participación comunitaria en el impulso de la política social, responsabilidad del Estado pero también de los ciudadanos. Uno de los desafíos del Observatorio Social: integrar los niveles de acción del sector público, del sector social y del sector privado en beneficio de la comunidad. Este compromiso los lleva a generar permanentemente espacios de comunicación para difundir el conocimiento relevante y para canalizar las innovaciones en el pensar y en el quehacer social. El sitio Web del observatorio es uno de ellos.


Internet para la educación y el desarrollo del conocimiento académico

La Red Iris, es una importante iniciativa del gobierno español, sus instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil. En el año 1988, el Plan Nacional de Investigación y Desarrollo puso en marcha un programa horizontal especial para la Interconexión de los Recursos InformáticoS (IRIS) de las universidades y centros de investigación, y desde su inicio hasta finales de 1993 la gestión del Programa IRIS corrió a cargo de Fundesco.

A partir de 1991, cuando se considera finalizada una etapa de promoción y lanzamiento, IRIS se transforma en lo que es actualmente RedIRIS: la red académica y de investigación nacional que sigue siendo patrocinada por el Plan Nacional de I+D y que desde enero de 1994 hasta 2003 ha sido gestionada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

A partir de enero de 2004 RedIRIS se integra como un departamento con autonomía e identidad propias en el seno de la Entidad Pública empresarial Red.es, adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España.

RedIRIS cuenta con unas 250 instituciones afiliadas, principalmente Universidades y Organismos Públicos de Investigación, que llegan a formar parte de esta comunidad mediante la firma de un acuerdo de afiliación.

Los servicios de comunicaciones que RedIRIS ofrece a la comunidad académica y científica española, requieren el soporte de una infraestructura básica de transporte adaptada tecnológicamente a las necesidades de los centros e instituciones usuarias. Estos servicios se proporcionan además en colaboración con otras redes académicas y foros internacionales.

RedIRIS cuenta con una plantilla especializada en tecnología de las comunicaciones y en constante interacción con los centros conectados a través de sus Personas de Enlace con RedIRIS (PERs).



COMPLEMENTO

Dos breves introducciones: el funcionamiento de las neuronas en el cerebro humano (modelo de base para la creación de las redes de Internet) y un acercamiento al concepto sociológico de capital social.

Redes neuronales




Capital social



Fotografía del post: "Six degrees of separation", por Laurens van Lieshout.




Comments

Leave a Reply

Seguidores en Google+

El Archivo del Blog

Las búsquedas

La Radio Tecnológica

Revolución virtual: Capítulo 1 Revolución Virtual: Capítulo 2 Revolución Virtual: Capítulo 3 Revolución Virtual: Capítulo 4

Los Placeres del Cante

Sígueme en Scoop.it

Acompáñanos en Gnoss