NTIC y Seguridad Humana (IV)

Posted on | sábado, 12 de febrero de 2011 | No Comments

REDES SOCIALES Y GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO


La llamada “Gestión del Conocimiento” es una de las más importantes actividades de las nuevas redes sociales basadas en la verdadera socialización para el desarrollo humano. Su principal sitio de encuentro son los canales de militancia social y actividad académica que posibilita la International Network, mejor conocida como Internet. De manera consciente o no, todas estas redes echan mano de ese paradigma organizacional que, proveniente de la administración, sustenta las mejores prácticas en los ámbitos de la actividad científica y académica.

Con el ánimo de simplificar, podemos entender a la Gestión del Conocimiento desde tres perspectivas a la vez: como un paradigma, como un modelo y como un instrumento. Un paradigma porque se constituye como un nuevo punto de partida o enfoque para abordar los conceptos, las formas y los métodos de aprehensión del conocimiento en cualquier territorio de la actividad humana; un modelo porque se plantea como una nueva disciplina que nos provee con la organización, los métodos y las herramientas necesarias para aprovechar la aprehensión del conocimiento en la sociedad compleja que hoy habitamos; un instrumento porque echando mano de sus principios básicos tenemos a nuestra disposición un apoyo invaluable para organizar nuestro manejo de la información y los procesos de construcción de conocimiento.

El objetivo central de la Gestión del Conocimiento es facilitar la adquisición, generación, desarrollo, mantenimiento, organización, acumulación, sistematización, intercambio, promoción y difusión del conocimiento; en el caso que nos ocupa, el conocimiento que las redes sociales ya mencionadas requieren para potenciar el desarrollo humano mediante la educación, la formación y la capacitación de los individuos, los grupos y las organizaciones.

Los valores cívicos, el ejercicio consciente de la tolerancia y la promoción de la ética personal, profesional y social condicionan permanentemente las acciones de estas redes. Entre todas ellas, en la Internet destacan las redes de las “comunidades libres”, en las que el viejo y temido hacker de finales del siglo XX se desenvuelve como un cibermilitante social cuyas principales armas de combate político son la educación y, por supuesto, las Nuevas Tecnologías de la Información y el Conocimiento (NTIC).

Para el logro de sus objetivos, las nuevas redes sociales de solidaridad (originadas en su mayoría en el movimiento del software libre y en redes previamente existentes fuera de la “virtualidad”) operan infraestructuras y proyectos colectivos ampliamente incluyentes, en los que los sujetos objetivo de sus acciones —cualquier usuario de la Red de Redes— pueden participar en la apropiación amplia y continua de los beneficios de las culturas locales, nacionales e internacionales, en todas sus vertientes, humanísticas, científicas, religiosas, sociales, étnicas, económicas, etc.

El fin último de este tipo de redes: ofrecer a cualquiera los elementos necesarios para participar en la conformación de una sociedad más igualitaria, mejor educada y practicante de valores éticos que la impulsen hacia la solidaridad, el perfeccionamiento de la civilidad, el fortalecimiento del tejido social y la vivencia del sentido humanista de la existencia.

A través de la apropiación y redistribución de la información y el conocimiento, desde las nuevas redes sociales basadas en el uso solidario de las NTIC, individuos, organizaciones, grupos, comunidades y sociedades enteras demuestran que mediante la utilización sensata de estas herramientas es posible:

  • Contribuir eficazmente al propio progreso y el de la sociedad.
  • Obtener formación libre y gratuita en diversas capacidades necesarias para la participación socioeconómica y política.
  • Favorecer la transferencia tecnológica en materia informática al menor costo posible hacia los países y los grupos menos favorecidos.
  • Colaborar en la promoción de ciudadanos educados cívicamente, conscientes de sus derechos y obligaciones.
  • Aprovechar mejor las posibilidades del capital social para la promoción individual y comunitaria.
  • Transformar las relaciones sociales para la construcción de una sociedad justa y equitativa, formada por individuos y comunidades que basen su interacción en una convivencia fundada en la equidad, la responsabilidad y el respeto a los derechos individuales, humanos, civiles, sociales, políticos, económicos y religiosos.
  • Promover la educación permanente: educar, educar y educar.

En ese contexto, la casi totalidad de las nuevas redes sociales basadas en el trabajo por el desarrollo comunitario estimulan y propician el uso ético y social de los medios masivos de comunicación por parte de todos los involucrados en su manejo, como periodistas, actores, productores, realizadores, directores, comercializadores y usuarios, entre otros.

En los mejores casos (sin asumir partido o militancias particulares y al margen de la ideologización de sus acciones), desde esta clase de redes sociales infinidad de individuos impulsan iniciativas que apuntan a diversos sentidos fortalecedores de la seguridad humana, que inciden desde todo tipo de acciones. Por ejemplo:

  • Educación, capacitación y promoción de la cultura y las bellas artes mediante la institucionalización de nuevos tipos de licenciamiento público y reserva de derechos para posibilitar la socialización de las creaciones intelectuales y artísticas, sin que los creadores renuncien a su propiedad o dejen de percibir justas utilidades por su trabajo.
  • Capacitación sistematizada en el uso de nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como promoción de las mismas, a través de las vías que ofrece la Internet.
  • Diseño y desarrollo de instrumentos y aplicaciones de software de distribución libre, con lo cual se propicia un férreo combate a la piratería, así como una intensiva promoción de valores y el abatimiento de las dependencias tecnológicas.
  • Investigación e intercambio de conocimientos y experiencias profesionales en materia de comunicación, educación, capacitación y gestión para el desarrollo sostenible. El conocimiento se hace abierto y comienza a intercambiarse en las modalidades “open” dentro y fuera de los ámbitos científico y académico.
  • Diseño y operación de proyectos de comunicación y comunitarios, con lo que se impulsa el empoderamiento de las comunidades.
  • Elaboración participativa de propuestas legislativas tendientes a mejorar las condiciones educativas, socioeconómicas y culturales de grupos sociales en particular y de la población en general, incluyendo la diversidad étnica de sus sociedades. Es decir la construcción de una sociedad verdaderamente incluyente.
  • Difusión libre y gratuita de información y conocimientos especializados en comunicación y desarrollo organizacional. Para potenciar a las instituciones y las empresas por igual, en el marco de una visión plenamente socializadora.
  • Formación de medios de información (como las estaciones radiotransmisoras educativas en Internet), a través de los cuales ocurre el intercambio de experiencias comunitarias y de información para el mejoramiento de la vida y la economía familiar.
  • Promoción y producción de programas de radio y televisión de carácter cultural, con fuerte énfasis en la preservación y promoción de las costumbres, tradiciones y saberes locales.
  • Promoción, fomento, coordinación, patrocinio y subvención de cursos, conferencias, seminarios, talleres, simposios, diplomados, encuentros y congresos con el propósito de capacitar, asesorar, instruir, formar conocimiento, enseñar, intercambiar, investigar y difundir productos de investigación científica. ¿Los beneficiarios?: cualquier usuario de la Internet.
  • Generación, venta e intercambio de productos y servicios en el marco de una nueva economía solidaria, dando lugar así a la paulatina formación internacional de un nuevo modelo de economía (aunque de añeja inspiración desde las trincheras del “comercio justo”).
  • Mejoramiento de las relaciones entre el individuo, la comunidad y quienes manejan los diferentes medios de comunicación, para lograr un entendimiento común de la misión social y cultural de dichos instrumentos de difusión masiva.
  • Creación y operación de museos comunitarios, bibliotecas públicas, escuelas y redes virtuales de comunicación y educación, a escalas local, regional, nacional e internacional.
  • Atención comunicacional a las personas que, por sus carencias socioeconómicas o por problemas de invalidez, se ven impedidas para satisfacer sus requerimientos básicos de subsistencia y desarrollo.
  • Desarrollo y promoción de centros y empresas de comunicación desde donde se operan proyectos al servicio de individuos, comunidades locales o de la sociedad en general, con preponderante perspectiva social.

Es claro entonces que, así como pueden servir para perfeccionar la explotación del hombre por el hombre y reforzar el control de los individuos y las sociedades, las NTIC también pueden potenciar el desarrollo individual y colectivo. Todo depende del uso que se les dé y de los contenidos que se transmitan por sus canales de distribución. Una de las principales pruebas de ello es el uso que las redes mencionadas dan a estas tecnologías para extender la socialización del conocimiento.

Podemos afirmar sin duda alguna que el abatimiento de costos que ofrecen en muchos procesos, así como su enorme capacidad para conjuntar el trabajo de redes humanas y redes tecnológicas (como la integración que hemos venido mencionando), califica a las NTIC como medios idóneos para la Gestión del Conocimiento. Por primera vez esa gestión puede estar realmente en las manos de la sociedad misma, desde el plano individual hasta el comunitario. Las redes sociales representan uno de los canales más importantes para lograrlo.


VIDEOCOMPLEMENTO
Gestión del Conocimiento
(Una visión completa de la instrumentación del modelo en la empresa como organización, perfectamente transferible a cualquier tipo de organización, desde el ámbito individual y una red de trabajo académico hasta una institución completa, académica o gubernamental)

Parte 1


Parte 2


Parte 3





Fotografía del post: "PopArt", por Robert van der Steeg.
Algunos derechos reservados, bajo una licencia Creative Commons.




Comments

Leave a Reply

Seguidores en Google+

El Archivo del Blog

Las búsquedas

La Radio Tecnológica

Revolución virtual: Capítulo 1 Revolución Virtual: Capítulo 2 Revolución Virtual: Capítulo 3 Revolución Virtual: Capítulo 4

Los Placeres del Cante

Sígueme en Scoop.it

Acompáñanos en Gnoss