¿La Internet tiene la culpa?

Posted on | viernes, 4 de febrero de 2011 | No Comments

¿Es necesario controlar la Red de Redes? ¿De qué manera debería llevarse a cabo dicho control? ¿Es el Estado quien debería ejercerlo? ¿O las empresas? ¿O los usuarios mismos? ¿O simplemente la Internet debería encarnar la utopía de las acracias, como parece hacerlo sobre todo en el ámbito de los comunitarios virtuales?

Habrá que pensarlo detenidamente, compenetrándose incluso con el pensamiento de quienes trabajan activamente por la libertad del código —aunque no por la desaparición de las normas— como Richard Stallman y Lawrence Lessig, de quien ofrecemos en Paradigmas Complexus una de sus mejores publicaciones.

Y mientras lo pensamos, queremos compartir con ustedes un texto que nos viene caído del cielo (en verdad, nos cayó de la "nube)"; un texto cuyo origen y forma de distribución nos invita a reflexionar sobre las virtudes y defectos de las libertades en la Internet. Es el tipo de materiales que uno quisiera abundantes y completamente reales, pero que nos muestran cómo pequeños errores pueden llevar a falsas interpretaciones y erróneas atribuciones que a la larga perjudican al ejercicio de la comunicación y el desarrollo de los medios sociales y alternativos.

Errores como el que mostraremos aquí, que se multiplican a sí mismos por cientos de miles hasta convertirse en verdaderos "memes" irrefutables, no pueden sino llevarnos a insistir en que la Internet sí debería ser controlada, pero no por los estados ni las empresas, sino por los mismos usuarios como colectivo capaz y oganizado para el efecto, sobre la base de las mejores prácticas, las mejores normas y los mejores valores de socialización de los saberes.

El texto llegó a nuestro correo como una de esas cadenas que nos piden replicar hacia el mayor número de usuarios el mensaje recibido. Lo reproducimos a continuación:

BOFETADA EDUCADÍSIMA DE BRASIL AL MUNDO
Declaraciones de Chico Buarque ministro de Educación de Brasil

Durante un debate en una universidad de Estados Unidos, le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal y actual Ministro de Educación de Brasil, CRISTOVÃO CHICO BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonía. Un estadounidense en las Naciones Unidas introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.
Ésta fue la respuesta del Sr. Cristóvão Buarque:
Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonía. Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.

Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonía, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.

Si la Amazonía, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero.

El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonía para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños de las reservas creen tener el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o no su precio.

De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la Amazonía es una reserva para todos los seres humanos, no se debería quemar solamente por la voluntad de un dueño o de un país. Quemar la Amazonía es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales.

No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en la voluptuosidad de la especulación.

También, antes que la Amazonía, me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo. El Louvre no debe pertenecer solo a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio cultural, como es el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el sólo placer de un propietario o de un país.

No hace mucho tiempo, un millonario japonés decidió enterrar, junto con él, un cuadro de un gran maestro. Por el contrario, ese cuadro tendría que haber sido internacionalizado

Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro Del Milenio, pero algunos presidentes de países tuvieron dificultades para participar, debido a situaciones desagradables surgidas en la frontera de los EE.UU. Por eso, creo que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhattan debería pertenecer a toda la humanidad.

De la misma forma que París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia... cada ciudad, con su belleza específica, su historia del mundo, debería pertenecer al mundo entero.

Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonía, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares. Basta pensar que ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil.

En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda.

Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Mucho más de lo que se merece la Amazonía. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como Patrimonio de la Humanidad, no permitirán que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir.

Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo; pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonía, sea nuestra. ¡Solamente nuestra!

Nota: Este artículo fue publicado en el New York Times, Washington Post, USA Today y en los diarios de mayor tirada de Europa y Japón.

Hermosa pieza de utopía sociopolítica que uno quisiera ver hecha realidad a diario. Sin embargo… la simple búsqueda en Google nos llevará a descubrir que no es el músico, dramaturgo y poeta Chico Buarque de Holanda el autor de la pieza de oratoria, sino Cristovam Buarque, hombre y diplomático real, que en verdad estuvo en Estados Unidos y habló sobre el tema. El error es pequeño ciertamente, pero de bastante importancia pues a partir de él se han generado nuevos mitos y leyendas en torno al ilustre sambero brasileño, que en el menor de los casos le restan mérito al diplomático, pero que visto en toda su crudeza contribuye a crear información falsa en la construcción de la Historia. Y no es exageración, lo sabemos bien quienes ejercemos profesionalmente la comunicación, y lo sufrimos todos a final de cuentas en la construcción de la memoria social.

El punto es simple: en la Internet, como en cualquier otro medio de comunicación que se utilice para hacer pública la información, también debe haber reglas de transmisión. Y no sólo para los profesionales, sino para todos los usuarios que ahora tenemos a nuestra disposición el enorme potencial del desarrollo de medios. La básica norma periodística de “comprobación de las fuentes” aplica perfectamente para cualquier ejercicio comunicacional de este tipo que queramos hacer, seamos profesionales o no.

He ahí una buena práctica que, aplicada religiosamente, nos permitirá convertirnos en verdaderos comunicadores en un ámbito donde además de eso, comunicadores, debemos transformarnos también en documentalistas, en investigadores, en gestores de información, en redactores… en trabajadores del conocimiento; a menos, claro, que no nos importe pasar a engrosar las filas de los nuevos excluidos en la sociedad de la información, las filas de la "exclusión informacional".


***

BÚSQUEDA EN GOOGLE
Les compartimos algunos resultados de la búsqueda con los términos Cristovao Chico Buarque… Resultan ilustradores.

1. La internacionalización de la Amazonia.

2. Cristovao Buarque: ministro de Educación de Brasil.

3. Declaraciones de Chico Buarque en el Foro de Economía, Política y Sociales.


VIDEOCOMPLEMENTO

Para quienes quieran conocer al señor Buarque, el diplomático:

Comments

Leave a Reply

Seguidores en Google+

El Archivo del Blog

Las búsquedas

La Radio Tecnológica

Revolución virtual: Capítulo 1 Revolución Virtual: Capítulo 2 Revolución Virtual: Capítulo 3 Revolución Virtual: Capítulo 4

Los Placeres del Cante

Sígueme en Scoop.it

Acompáñanos en Gnoss