Header Ads

El poder de las redes sociales


Con el surgimiento de Anonymus, red de hackers "revolucionarios" en pro de la transparencia de los estados que componen al mundo, saltó a la palestra uno de los fenómenos más anunciados de la Sociedad Red: la Revolución convertida en movimiento virtual, en acción desde los bits, con la posesión del código como mejor arma para contratacar los embates del poder, llámese como se llame... gobierno, empresa, clase, élite... Su presencia comenzó, sin ser explícita, desde la organización de los foros sociales, y tomó un rostro más definido con la defensa del fundador de Wikileaks.

Nada nuevo, ciertamente, pues lo que antaño conocimos como "movimientos" de activismo revolucionario muy pronto se trasladaron a la Red de Redes una vez que la Web tomó la posición de espacio público. Pero ahora aquellos que fueron los primeros en tomarlo, los hackers, son quienes lo abren de manera definitiva al ejercicio del ciudadano común. Las herramientas: la Web misma, el software libre, las licencias libres y "el código" convertido en un bien público; una por una contribuciones de jóvenes y viejos científicos de la información que creen en un mundo pleno de igualdad, libertad y fraternidad: los mismos hackers. Y todo ello es lo que hace posible el uso de la Internet como terreno de la acción social, muy a pesar de las desfasadas legislaciones de los estados nacionales y del gran Estado transnacional llamado "mercado".

He aquí un breve reportaje del diario El País, una verdadera llave que nos abre la puerta a la comprensión de la ruta del fenómeno de los ciberactivismos, que pueden ir desde la simple protesta contra la imposición de un canon digital o la penalización del uso gratuito de las redes, hasta el sabotaje de los sistemas públicos y privados hallados culpables en la trama de la injusticia de la globalización.

Texto poco usual para el análisis informacional. He aquí uno de los resultados de la posesión social del código: el empoderamiento de la sociedad para responder a la violencia del poder institucionalizado, por lo pronto desde los terrenos de la especialización informática, muy pronto, seguramente, desde cualquier punto de la red, la computadora de cualquier usuario incluida.

Léanlo completo en El País